Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Hola:

Si estás leyendo esta carta quiero que sepas, sobre todo, que aquí tienes un amigo.

A pesar de no poder estar con los tuyos en estos duros momentos quiero que sepas que no estás solo, tienes a todo el mundo, lo conozcas o no, a tu lado… y, aunque la lucha en esta terrible situación es tuya, tienes todo nuestro ánimo y apoyo y espero que estas palabras te sirvan de regocijo y te sirvan de motivación y den la fuerza suficiente para esta situación. ¡Tú puedes! ¡No te rindas! No hay nada perdido, tienes mucho ganado.

Voy a contarte mi historia con la esperanza de que te sirva de motivación.

A los 3 años me diagnosticaron una coartación aórtica que estaba ahí desde antes que naciera, nada que, hoy revista especial complejidad, aunque no es una operación sencilla y el postoperatorio «dura» bastantes años que, aún a día de hoy, tengo que continuar (revisiones, pruebas, etc.) todo para ver que mi corazón se encuentra bien.

Es verdad que como me operaron siendo pequeño tengo un recuerdo muy vago de todo aquello. Lo que sí puedo decirte es que mis padres me dijeron que iba a ir a una nave espacial, así que, ingenuo de mí, entré a quirófano exultante y con una sonrisa de oreja a oreja… la verdad que el mérito fue todo de mis padres, pero que la operación fuera bien fue debido al estupendo equipo de cirugía cardíaca que me operó.

Nunca he podido realizar deporte de «competición», así que siempre he sido bastante holgazán en cuestiones del deporte, lo que me ha supuesto problemas de peso… un día, hace 2 meses, dije ¡basta! tengo que cuidar de mi salud para aguantar muchos años, por mí, por mi mujer, hijos (uno de ellos que viene en camino), y a todas las personas que me quieren y me apoyan.

La vida nunca es fácil, solo tenemos días felices y tenemos la suerte de olvidar pronto las cosas malas.

Pues así llevo 2 meses, bajando más de 15 kilos y ganando en salud (en todos los sentidos)… aún queda mucho camino por hacer, pero la recompensa merece la pena… así que mi mensaje se resume en una sola palabra…. ¡LUCHA!

Lucha, lucha con todas tus fuerzas. Piensa en toda la gente que quiere verte, por tus amigos, piensa que esta vida merece la pena vivirla y que cada día es una nueva oportunidad. Desde aquí, lo único que puedo desearte es una pronta recuperación y que transmitas mi más sentido agradecimiento a todas esas personas que están contigo para ayudarnos a todos a salir de esta… a los médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, limpiadoras, administrativos y tantos y tantos profesionales sanitarios que se juegan el tipo por curarnos sin cesar, porque no se rinden nunca, ni como nosotros ni como tú nos vamos a doblegar a la enfermedad y la adversidad…

Además, que cuando todo esto pase, nos esperará una cervecita fresquita y un abrazo de las personas que nos quieren, ¿verdad?

¡Todo irá bien! saldremos de esta y podremos volver a nuestro país alegre y vital, a nuestros niños jugando en los parques y a todos caminando por la calle.

Un fortísimo abrazo.

Tu amigo,

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

1 comentario en “Carta de Ramiro Losada”

  1. Grande Ramiro! Qué bonito y motivador tu mensaje. Qué importante la confianza en y el agradecimiento a nuestros médicos y todo el personal que les acompaña. Gracias por tus palabras!! Un abrazo enorme

    Responder

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved