Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Como te encuentras? es la pregunta habitual cuándo alguien está enferm@.

Hoy si me lo permites, quiero que cuándo leas o te lean estas líneas, puedas olvidar por unos minutos la situación que vives y puedas imaginar lo que te cuento.

Antes si deseo que sientas, que percibas en estas letras , que los dedos de quienes las han escrito pertenecen a alguien que sin conocerte, sin saber quien eres o donde estás, te estima, te aprecia, te admira por tu coraje y quiere darte energía para que vuelvas a sentirte bien.

Poder escribir una carta a quién no conoces, pero sabes que atraviesa un momento delicado, es un regalo, es magia .

Ahora imagina un país Japón, allí dicen que nace esta leyenda que voy a contarte.

La leyenda del Hilo Rojo.

Cuenta esta historia:

Las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo invisible.

Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a tus dedos, a pesar del tiempo y la distancia.

No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si estás en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino.

Hoy tú y yo tenemos en nuestros dedos ese hilo rojo que nos ha unido. Muchas veces la vida escribe con renglones muy torcidos que nos cuesta entender y que son dolorosos, pero por favor ten presente que tienes muchos ángeles a tu alrededor que te cuidan cada día que te están curando , ten presente también que como yo, hay cientos de miles de personas que os queremos, que vamos a estar junto a ti y junto a tod@s hasta que escuchemos los aplausos por tu alta y que no vamos a decaer; tú tampoco lo harás, lo sé.

Me tienes al otro lado de estas palabras, tengo muchas historias para regalar y tiempo para compartir.

Yo te prometo no decaer, no dejar de escribir no perder el aliento. Te prometo que voy a seguir en casa, cuidándome para todos y para mi.

Prométeme que vas a tomar fuerza a sentirte querid@ y que me harás saber que la magia y la medicina te han curado.

Recuerda, el hilo rojo se estirará donde haga falta.

Mª Jesús

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved