Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Querido/a desconocido/a,

No sé ni por dónde empezar esta carta. La palabra enfermo nunca me ha gustado, ya que odio su terrible significado. Así que la vamos a obviar. Creo que es mejor hacerme la siguiente pregunta: «¿Qué le diría a una persona que ahora mismo carece de salud, pero que se va a poner bien?» La verdad es que es complicado porque, a veces, no es cuestión de decir o escribir, sino de que esa persona, en este caso tú, me sientas a tu lado.

Hace 6 años estuve acompañando a una persona muy cercana a quimioterapia todos los miércoles durante un año. En estas sesiones, ella lo único que necesitaba era que le diese la mano y una sonrisa. Ahí comprendí que las emociones siempre van a superar a la palabra. Con simplemente dar la mano, con un abrazo o con mirar a los ojos, basta. Aunque ahora mismo esto no sirve.

Siempre hay canciones que te traen recuerdos en ráfaga. Mi propuesta es que te pongas canciones que te recuerden a tu pasado pero, sobretodo, a personas que han pasado por tu vida y a personas que aún siguen en ella. Aquellas canciones que cantas con tus amigos a las 7 de la mañana; aquellas que te hagan recordar momentos que repetirías un millar de veces sin cansarte. Sus letras serán el abrazo que necesitas.

También te diría que te des la oportunidad de escuchar canciones nuevas. Aquellas que no hayas escuchado antes. Nuevos artistas; diferentes estilos de los que sueles escuchar. Estas te harán viajar al futuro. Sus letras te van a contar nuevas historias; quizás consigan que tengas nuevos intereses o quizás no te gusten y vuelvas a las viejas, a lo de siempre. Pero sin lo nuevo, nunca aprendemos a valorar lo viejo y viceversa. Busca el equilibrio.

Con esto me refiero a que, una vez salgas de este apuro, espero que tu mundo se llene de primeras veces otra vez, con gente nueva, con la gente de siempre, o con ambos. Seguro que será así. No lo dudo.

Como dice Dani Rovira: «El tiempo es implacable, el tiempo no espera a nadie. Tómate un café con toda la gente que has querido, con la gente que quieres y con la gente que te falta por conocer y a la que, seguramente, también querrás».

Un abrazo,

Paula

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved