Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Querido amigo,

No conozcon tus circunstancias pero sí sé que no es tu mejor momento. Y de malos momentos sé mucho, muchísimo. No sé si he pasado la enfermedad, he estado en contacto directo con casos, si es así soy una afortunada casi asintomática. Y digo casi por una razón, con bichejo o sin él hace muchos años que me falta la respiración, que me ahogo buscando un salvavidas que casi nunca llega, así que puedo imaginar tu sufrimiento. Sé que el personal sanitario y no sanitario, pero trabajadores esenciales, se están dejando la vida por todos. Sabrás que cada día aplaudimos a las 20.00 horas. Ese aplauso, nuestro pensamiento y, en el caso de los creyentes, sus oraciones tienen un claro destino: animar al que lucha, en el frente de la batalla, en las trincheras, en los hospitales de campaña o en la vida diaria. Cada historia de superación es un pellizco de alegría en el corazón. Si en algún momento te has sentido solo, echas de menos a tus seres queridos o el dolor, la angustia y todos esos terribles síntomas te dejan exhausto, lucha, sigue luchando. Inspiramos contigo, te sujetamos la mano, te abrazamos y queremos que pronto pase tu pesadilla, un mal sueño irónico, que vives en soledad pero con el respaldo de todo un país. Cada triunfo es nuestro triunfo. Cada extubación, cada traslado a planta se convierte en una gran sonrisa, cada contagio superado desborda unos ojos brillantes con lágrimas de alegría. Seguramente no lo sabrás, pero tu esfuerzo, tu lucha no será en vano. Siempre se aprende de los momentos duros pero, además, estás contribuyendo a generar resistencia al bichejo, inmunidad.

Los niños pintan arcoiris, algunas personas se los tatuan, otros intentamos verlos a todas horas, aunque los fenómenos meteorológicos nos sean adversos porque te necesitamos. Sí, a ti que estás leyendo o te están leyendo esta carta. Cuando te sientas perdido, piensa que mi mano (y la de tantos otros) sujeta la tuya y ambos nos ayudaremos mutuamente. Lucha, sigue luchando, cada vez estás más cerca de volver al exterior. Se ha creado un mundo extraño, deberemos convivir en una burbuja de irrealidad pero con mascarilla y guantes, mis ojos te sonreirán y, algún día, podré darte las gracias por tu valentía, despojada de disfraces.

Querido amigo, igual todo esto te parece una chorrada (que también puede ser y no te lo critico) pero el sentimiento de solidaridad y empatía creados son tangibles. Te espero. Tu familia y amigos te esperan, pronto llegará ese día. Mientras tanto, aquí me tienes, remando en dirección propicia. Te mando un abrazo de verdad, de los de antes, de los que sanan el alma.

Aquí estoy, aguardando tu completa recuperación. Nos vemos en la vida real. Cuídate mucho y déjate mimar. Hasta pronto.

Montse

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

1 comentario en “Carta de Montse”

  1. Soy Mª Teresa, usuaria de una residencia de mayores en Barcelona (Residencia Poblenou). Me ha encantado escuchar las palabras que has escrito aunque he de decir que estoy muy preocupada con la situación que estamos viviendo, sobre todo porque muchas personas se están quedando sin trabajo (por ejemplo, mi sobrino que es taxista). Aún así, estoy muy agradecida por las personas que nos están cuidando y que están ayudando en estos momentos; pero pienso que las personas con más dinero deberían ayudar más. Un abrazo!

    Responder

Responder a Mª TERESA CREUS Cancelar la respuesta

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved