Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Hola soy Mayte,

una española de a pie sensibilizada por lo que estamos viviendo estos días en España y en el mundo.

Me he puesto estos días en el pellejo de cada uno de vosotros. Los que estáis ayudando sin parar a nuestros enfermos. A los enfermos que estáis luchando y habéis conseguido ganar la batalla a este bicho insensible. A los que se os apagó la luz y en ese momento visteis pasar vuestra vida rápidamente sin poder despediros de los vuestros. A los familiares de estas personas que nos han dejado sin poder ayudarles ni despedirles tampoco. También me he puesto en el pellejo de los que se han desbordado de trabajo y han arriesgado para que no nos faltase de nada a los que estamos en casa. Me puse y me pongo en el pellejo de nuestra gente mayor aislada y la abandonada en residencias.

Solo quiero dar las gracias a cada uno de vosotros por la gran lección a los que por el momento esta crisis sanitaria nos está respetando y dejándonos en casa tranquilamente con todos nuestras familias sanos y salvos por el momento.

Si siempre valoré lo que tenía, ahora soy más rica que nunca. No tener los abrazos y besos de los míos me empobrece mucho pero se que será solo un tiempo y cuando todo pase, aunque la reconstrucción sea lenta, nuestros corazones y pensamientos habrán cambiado para siempre.

Tan sólo me gustaría transmitir que necesitamos tener siempre memoria de lo sucedido, no olvidar para ser mejores seres humanos a partir de ahora y respetar más que nunca la tierra que nos dejado prestada un tiempo para dejarla en buen estado a nuestros niños.

La Naturaleza y los animales ya nos lo están agradeciendo, no podemos volver a ser los de antes ni por nosotros ni por nuestros niños que son el futuro. Tenemos que recordarlo ya en cada una de nuestras acciones.

Como adultos debemos recordar y retomar los valores que nuestros mayores nos contaban.
La gente de mi generación hemos vivido «entre algodones» pensando que nunca esa forma de vida tan básica y humilde de nuestros antepasados iría con nosotros.
Ahora va con cada uno de nosotros. Recuerdo las historias que me contaban mis abuelos cuando vivían, y ahora entiendo más que nunca como valoraban todo lo que nosotros teníamos tan fácilmente sin apreciarlo apenas.

Aprovechemos estos momentos para replantearnos todos una vida más respetuosa entre humanos y respetuosa con el medioambiente.

Es hora de recordar siempre que lo menos es más!

Gracias a nuestros valientes.
Mayte Casas

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved