Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

A quien le pueda interesar:

Escribo desde mi hogar, desde la libertad que da el no conocer al lector de esta carta, compartiendo el encierro con parte de mi familia y echando de menos al resto.

Seas quien seas espero que mires al mañana con ilusión y que sepas que juntos superaremos esta prueba. Porque lo mas importante ahora somos las personas, conscientes de que nuestros actos influyen en el futuro de los demás, de que no hay soluciones individuales que funcionen y de que, hasta en esta situación de reclusión, dependemos de que otros nos curen, nos protejan, nos proporcionen alimentos o nos den esperanzas.

Como muchas otras mujeres, soy madre, hija, esposa, hermana, amiga y trabajadora. Tengo un plan para cada una de mis dimensiones, incluso tengo un plan para añadir nuevas dimensiones a mi vida, planes que se han venido abajo con esta pandemia. 

Y aquí me tienes, tejiendo nuevos planes para cuando esta situación de confinamiento acabe, como una aprendiz de Moira, segura de que esto también pasará como han pasado otras crisis que he vivido. 

He cancelado visitas, cursos, reuniones, tareas y estoy diseñando futuros “viables”, imaginando nuevos caminos posibles. Debe ser verdad eso de que lo mejor de los viajes es planificarlos, porque el tiempo se me pasa volando y disfruto trazando distintos porvenires.

Cuanto más planifico más segura estoy de que la parte más importante de dibujar un plan es pensar con quien lo harás. Resumiendo, como madre quiero poder abrazar a mis hijas y verlas felices, como hija estoy deseando que esto pase sin afectar a mis padres, como esposa aspiro a compartir otros cuarenta años con mi pareja “en la salud y en la enfermedad”,  como hermana quiero volver a vivir esas celebraciones familiares interminables que me recuerdan lo que de verdad importa, como amiga quiero seguir dando las gracias a quienes han dejado que forme parte de su vida, y como trabajadora aspiro a contribuir a mejorar a mi equipo.

Pero no dejemos que los planes nos impidan vivir cada día lo mejor posible, venga como venga, porque como dice Serrat, hoy puede ser un gran día imposible de recuperar.

Gracias por resistir y por contribuir a que todos tengamos el mejor futuro posible.

Un fuerte abrazo virtual que espero pronto pueda ser real.

Helena

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved