Foto de Elena Alfaro
Escritora y Emprendedora.

Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

“Al final todo sale bien”

Querido emprended@r!

Mi nombre es Elena Alfaro y soy escritora y empresaria en el área de Experiencia de clientes y Transformación Emocional. Mis amigos más íntimos me llaman María Elena. ¡Encantada de saludarte!

Quiero hablarte de una sensación que tengo. Puede que tú sientas algo parecido. 

Siento una incertidumbre tremenda. Quizá sólo comparable a la que experimenté en 2008 con la llegada de la crisis financiera. ¿Te acuerdas de ese momento?

Yo tenía 35 años y en mi generación no se había vivido nada igual. De hecho, la empresa donde desarrollaba mi labor profesional se vio abocada al cierre en España y yo, por motivos personales, a ser empresaria, sin buscarlo. 

No era precisamente el mejor momento para emprender. Aunque sí puedo decir a mi favor, que al menos tenía una “visión” de futuro. Los neurocientíficos ya habían determinado que la parte emocional del cerebro era el lugar más relevante para la toma de decisiones. Sin embargo, muy pocos se habían atrevido a poner las emociones en el centro “de todo” en los negocios. A pesar de que aquellos que lo hacían tenían un premio: la sostenibilidad de sus marcas y empresas. Así creé mis primeras iniciativas empresariales, focalizadas en entender, medir e incorporar las emociones a la contabilidad y a la gestión de los negocios. 

Pasados 10 años muy duros, llegaba al 2020 orgullosa y convencida de que tras tanto trabajo, empeño e inversión había conseguido mi objetivo: consolidar una trayectoria empresarial

Como ves, tendemos a creer que controlamos nuestras vidas pero eso es sólo una ilusión a la que nos aferramos. Nadie imaginaba que en este 2020, aparecería un “cisne negro” que iba a cambiarlo todo.

Y, ¿qué es eso? Se trata de una metáfora desarrollada por el filósofo libanés Nassim Taleb que describe un suceso que aparece por sorpresa, de gran impacto socioeconómico y que, una vez sucedido, se racionaliza haciendo que parezca predecible o explicable, dando la impresión de que se esperaba que ocurriera. 

Ese “cisne negro” me ha traído de nuevo la sensación de vértigo, de incertidumbre por el futuro. Y, al llegarme la propuesta de redactar una carta para ti, pensé ¿qué puedo aportarte ante un suceso así aparte de solidarizarme contigo? 

Todos nosotros tenemos herramientas ante situaciones imprevistas o “cisnes negros” y no sabemos que están ahí, hasta que son necesarias. Las descubrimos en un momento determinado y residen en nuestro inconsciente, procediendo de nuestras experiencias, conocimientos adquiridos y memoria genética.

En mi caso, seguro que esa primera experiencia empresarial derivada de una crisis, me va a dotar de herramientas para el momento que nos enfrentamos. También tú, querido lector, tienes acumuladas experiencias que te van a ayudar. Piensa en situaciones difíciles de las que hayas salido.  

Por otra parte, con respecto a los conocimientos adquiridos, la investigación sobre nuestras emociones, es lo más útil que puedo compartir contigo. 

De las tres emociones más destructivas que existen, “la sensación de incertidumbre” de la que hemos hablado, es una de ellas. Ante ésta, las personas ponemos en riesgo nuestra vida y la de los demás

Una de las aportaciones que he realizado en investigación es el concepto de la “cadena causal de las emociones”, que ayuda a comprender lo que sentimos en cada momento. Y es que la incertidumbre ante una amenaza, conduce a la ansiedad y la ansiedad intensa al miedo, y el miedo al terror y el terror al pánico, como puedes ver aquí:

ESTÍMULOAFECTOEMOCIÓNSENTIMIENTOPASIÓN
Amenaza PercibidaAnsiedadMiedoDesconfianzaPánico

Y las respuestas naturales ante este estado emocional son: 

  1. Quedarse paralizado: Por ejemplo, en términos empresariales sería “no analizar la situación”, ni tomar decisiones en este momento.
  2. Luchar: Analizar las opciones “presentes y futuras” y buscar opciones paralelas, incluso oportunidades. Por ejemplo, lo que han hecho los restaurantes al empezar a servir a domicilio o lo que han hecho las empresas hoteleras al ofrecer sus servicios al sector sanitario.
  3. Huir: Podría ser culpabilizar al gobierno y/o a sus instituciones. También la búsqueda de que la solución te la ofrezca otro.

De éstas, cuando detectas que la ansiedad avanza hacia el miedo, antes de que se convierta en terror o pánico, te propongo una respuesta a elegir: la lucha

Luchando, se le puede dar la vuelta a la situación. Es algo donde puedes coger las riendas de tu destino. Eso es lo que elegí en 2010 tras la crisis cuando decidí emprender y no trabajar por cuenta ajena.

Y esta actitud es la que pienso elegir personalmente con esta crisis del COVID19. Si te está pegando ya sea de lleno, de lado o simplemente la estás llevando. Te invito a no permitir que la situación te deje paralizado. Te invito a “no huir de ella” porque en qué quedaría nuestro destino. Te invito a luchar.

Durante estos 10 años de emprendimiento, hubo años muy complicados, como los va a haber en este futuro que nos espera. Pero, no olvides que “al final todo sale bien” porque sino “es que no es el final”.

¿Luchamos juntos, le damos la vuelta?

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

Carta de Juan

SALUDOS PARA TODAS AQUELLAS PERSONAS, FAMILIAS, QUE EN ESTOS MOMENTOS EN SUS DOMICILIOS Y RESIDENCIAS ESTAN;

Leer la carta

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved