Carta de Benjamín Porras

Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Hola, 

No soy mucho de creer en las casualidades, tengo la sensación de que aunque no lo comprendamos todo ocurre por algo. Y esa misteriosa matemática de lo causal, te ha elegido a ti como destinatario de estas palabras. 

Te escribo porque quiero acompañarte en este momento, en esta batalla que te ha tocado librar. Desde aquí, desde donde te escribo una intensa sensación de esperanza. A veces cuando estamos dentro de estas batallas que la vida nos pone por delante, perdemos la perspectiva, nos convertimos en el miedo, en el dolor, en el síntoma. Pero desde aquí, con perspectiva, las cosas se ven distintas y no puedo evitar entregarte en estas palabras una dosis de motivación, fuerza e ilusión por salir adelante. Cada minuto que pasa, cada instante, juega a tu favor. Pase lo que pase, hay un espacio dentro de ti, que permanece inmune a todo lo que ocurre. No eres tu cuerpo, ni tus sensaciones, ni mucho menos el nombre que le dan a esta circunstancia que estás viviendo. Eres consciente de todas esas cosas, porque eres algo que trasciende todo eso. Eres el Testigo que observa desde su atalaya, desde la distancia, sin juicio, sereno, simplemente observando como el cuerpo está aprendiendo a ganar esta batalla. Instante a instante, minuto a minuto. 

Tú única responsabilidad es visualizar lo que vas a hacer cuando superes esta situación. Que habrás aprendido? Qué vas a hacer con esta experiencia? Cómo será tu vida a partir de entonces cuando sepas que lo superaste? A quién se lo contarás? Qué cosas están pendientes en tu lista de anhelos y sueños, que sí o sí vas a cumplir cuando este episodio pase? Ves lo diminuto que es este instante en el conjunto de tu biografía? 

Recuerdo el caso de Viktor Frankl, un médico polaco y judío que pasó varios años encerrado en Auswitz… su situación no era fácil…. y sin embargo, tenía tan claro que iba a salir de allí… tenía tan claro que su aprendizaje de vida no iba a ser en vano. ¿Cuál es tú propósito? ¿Cuál es el sentido de esta experiencia? A quién vas a ayudar cuando esto acabe? A quién vas a abrazar? Ves todas las cosas que te quedan por hacer. Por cierto, Viktor logró salir de aquellos campos al finalizar la guerra… y dedicó el resto de su vida a ayudar a otras personas a no perder de sus horizontes el propósito. Aquello que daba sentido a sus vidas. 

Sólo la gente que ha vivido situaciones duras puede liderar a otras personas a mejorar sus vidas. Todo Héroe vive su propio viaje. Te has dado cuenta que todas las grandes historias que te contaron de pequeño funcionaban así: Un personaje humilde que vive en un pueblo cualquiera, recibe un día una llamada… una situación que desmonta su vida; que rompe con sus expectativas… luego ese personaje comprende que en verdad ese camino…. esa situación… es una invitación a iniciar un viaje heroico… Puede que uno no vuelva a ser como antes…. va a ser mucho más… un Héroe. 

Como te decía, no creo en las casualidades… simplemente, creo que este es el mensaje que debías escuchar para coger la fuerza que necesitas para recuperarte. Lo creo de verás, de algún modo lo se. Todo va a ir bien. Pronto transformarás este episodio en una anécdota vitalicia. 

Un fuerte abrazo, 

No estás solo. 

Tu amigo.

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved