Carta de Ángel Álvarez Ramos

Biólogo con formación en Bioética y Dirección de Empresas.

Comparte esta carta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Querido paciente: 

Y digo paciente, no solo en referencia a la persona que requiere de atención médica, sino en un sentido mucho más profundo de la palabra. Déjame que te explique mi admirado amigo paciente. 

Mi nombre es Angel, Ángel Gabriel para ser más exacto, soy biólogo y amo la biología y porque la amo, conozco la naturaleza de la vida. La vida encierra muchas cosas, pero hay una que sobresale de entre todas las demás, la vida es paciente. Desde que nacemos, la vida sabe esperar, y espera pacientemente a que demos cada uno de los pasos de nuestro desarrollo, de bebé a niño, de niño a adolescente y de adolescente a adulto. La vida espera paciente afianzando cada uno de estos estadios para dar el siguiente paso. Paciente es aquel que tiene paciencia y la paciencia es la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. 

¿Me entiendes ahora querido amigo paciente? Estás afligido por esta maldita enfermedad, pero estás lleno de vida y por ello también estás lleno de paciencia, por tanto, ni te alteres, ni temas. Ten Fe y Esperanza y espera paciente a salir del hospital, espera paciente a besar y abrazar a los tuyos, a tu familia, a tus amigos, a tus vecinos porque todos te están esperando convencidos de que eres un gran paciente y por eso la vida que te llena tan intensamente vencerá este momento que estás viviendo. 

Vive el momento con la paciencia propia de quien está lleno de vida y verás que pronto volverás a estar en casa pudiendo contar a quienes te rodean que has vivido una experiencia que te ha hecho más paciente, más sabio. Porque el paciente es sabio y por eso te admiro. 

Ánimo y sé paciente porque te estamos esperando todos para disfrutar de ti aún con más experiencia y sabiduría de la que poseías antes de que todo esto ocurriera. No me cabe duda, que será así porque eres un gran paciente y por ello estás lleno de vida y tu vida vale tanto y es tan poderosa que ella se ira abriendo paso pacientemente, poco a poco, hasta que todo esto se quede en un mal recuerdo al que podrás enfrentarte “te he padecido sin alterarme porque había tanta vida dentro de mí que he sabido ser un gran paciente”. El día que eso ocurra comparte con tus seres queridos la sabiduría que atesoras por ser un gran paciente. Todos os necesitamos y por ello toda mi admiración y cariño querido paciente.

Angel G. Alvarez Ramos

Presidente VidaCord

Si quieres, puedes escribir un comentario a continuación o enviar una respuesta confidencial directamente al autor haciendo click en el siguiente botón

1 comentario en “Carta de Ángel Álvarez Ramos”

Deja un comentario

Leer otras cartas

¿Tienes algo que contar o una carta que quieras compartir?

Envíanos tu carta o deja tu mensaje en la sección de mensajes.

Gracias de corazón

Gracias todas las personas y entidades por su colaboración, esto no sería posible sin vosotros.

© 2020 All Rights Reserved